La mayor parte del tiempo en una boda la dedico a buscar momentos, miradas, gestos y emociones.

Después está la parte creativa, esa que me hace querer ir un poquito más allá para conseguir una imagen diferente.

Y entonces pongo una luz debajo de la cama, justo donde intuyo que la novia se pondrá los zapatos, me coloco frente a ella y… ¡PREMIO!

¡Literal! jajaja

Porque, recién aterrizada en Inspiration Photographers, un prestigioso directorio internacional de bodas ubicado en Brasil, esta fotografía ha sido premiada en la primera ronda del año.

Premio Internacional fotografía bodas Valladolid

¡Y me hace muy, muy feliz!

Porque cada pareja con la que decido trabajar se convierte en mucho más que «unos novios». Pasan a formar parte de mi vida, y yo de la suya, ¡durante más de un año! entre preparativos y entregas, y en ocasiones… se quedan en ella para siempre. Me regalan tantos momentos increíbles durante ese tiempo, que poder hacerles este regalo es para mí toda una alegría.

Ya pronto veréis su reportaje publicado en el blog, un fin de semana muy intenso con cena el día antes para recibir a los invitados, con una boda preciosa, emotiva y divertidísima, y postboda justo al día siguiente en un entorno espectacular junto al Valle de Orduña.

Gracias chicos, y gracias Universo por las señales, ya tú sabes.

Gracias, gracias, gracias.

Si aún no habéis decidido quien se encargará de que vuestro gran día sea aún más especial, escribidme y hablamos