SESIÓN DE FOTOS CON POLVOS HOLI

Una de mis obsesiones como fotógrafa de familia es crear experiencias únicas y divertidas para que las sesiones sean mucho más que solo fotos bonitas, que también 😉

 

Quiero que los peques disfruten, que rían, que jueguen… que lo vivan de manera que esos recuerdos que estamos creando se queden grabados en su memoria para siempre, que al volver a ver sus fotos cuando sean mayores y tengan sus propios hijos, se emocionen y vuelvan a reírse al recordarlo. Esa es mi misión, hacer felices a las personas, tengan la edad que tengan.

 

Hoy os traigo la sesión con polvos holi de estos peques que, año tras año, van creciendo frente a mi cámara. Si os dais un paseo por el blog podréis ver todas sus sesiones casi desde que nacieron, recordando sus primeros pasos, sus primaveras, sus veranos, su primera comunión, sus navidades… un tesoro visual que todos disfrutamos al hacer las fotos y, lo más importante, que ellos seguirán disfrutando para siempre.

¡Gracias mil a su mamá por seguir confiando en mí y regalarnos estas experiencias!

 

¿En qué consiste una sesión de fotos con polvos holi?

Una sesión de fotos con polvos holi básicamente consiste en crear divertidas nubes de color alrededor de los participantes, consiguiendo unas fotografías espectaculares y muy diferentes a lo que estamos acostumbrados en una sesión de fotos “formal”.

Es ideal para celebrar un cumpleaños, un aniversario, un embarazo, una preboda… o simplemente porque sí, solo porque te apetezca hacer algo diferente y divertido para variar.

Una Holi Session es reír, es saltar, es jugar, es dejar volar la imaginación y disfrutar en familia, o en pareja, o con amigos, o con los colegas del trabajo.

Es olvidarnos por un rato del día a día y dejarnos llevar.

¿Te vienes?

Eva Mansilla jugando con niños tras sesión

 

logo kids and family by Eva Mansilla